magazine

La mujer que encontró a ‘The lost king’

Échale la culpa a Shakespeare, pero Ricardo III no fue el villano que siempre habías pensado. De ahí parte ‘The lost king’ de Stephen Frears, estrenada en nuestros cines a las puertas del verano y ya disponible en DVD, Blu-ray y plataformas. Melancólica e inspiradora, basada en la vivencia de la historiadora aficionada Philippa Langley.

Por Maica Rivera

2 octubre, 2023


“Madre de dos hijos de Edimburgo encuentra al Rey Perdido en un parking”. Ese titular aparecido en la prensa inspiró esta comedia dramática basada en la asombrosa historia real del descubrimiento de la tumba del rey Ricardo III bajo, en efecto, un anodino aparcamiento municipal de la ciudad de Leicester. ¿Cómo pudo una persona “corriente”, que pasaba absolutamente desapercibida en su día a día, localizar los restos de un rey inglés que habían permanecido ocultos durante más de quinientos años? Fue el empuje de Philippa Langley, entusiasta de la figura histórica de Ricardo e investigadora aficionada, lo que impulsó el proyecto de investigación, a pesar de las objeciones y burlas de historiadores y académicos. Es esa pasión contenida de la actriz Sally Hawkins lo que mueve toda la película, y la convierte en una de nuestras favoritas del año. Porque, como afirma Steve Coogan, guionista, productor y protagonista, la cinta “trata sobre mujeres invisibilizadas, sobre la persona pequeña que se niega a aceptar un no por respuesta”. Añade, y suscribimos, que “a la gente no le gusta la injusticia. A la gente le gustan las historias de David y Goliat, y ésta es una historia de David y Goliat, del humilde ciudadano contra la clase dirigente”. No podríamos empatizar más con un ideario que con este en los tiempos que corren, en el momento presente, en conclusión.

Contrapunto y corazonada

La biografía de Ricardo III a cargo de Paul Murray Kendall, basada en fuentes coetáneas, fue la desencadenante de toda esta historia que Stephen Frears ha llevado al cine. Langley compró el libro en 1998, empezaba su recopilación de “pruebas de que Ricardo era leal, valiente, devoto y justo”. Consultó información muy dispersa que la condujo hasta documentos de los siglos XVII y XVIII, planos y diseños aproximados, y, en 2007, tuvo lugar una excavación arqueológica. Pasó de interesarle la vida de Ricardo a preocuparle su muerte, y dio rienda suelta a la intuición: “Fueron todas estas cosas las que me dijeron que la iglesia donde Ricardo fue enterrado, y potencialmente la tumba de Ricardo, estaba situada frente a la Iglesia de San Martín en Leicester, que ahora es la Catedral”.

“Uno de los aspectos más poderosos de la película es que es un contrapunto a Shakespeare”, en palabras de Langley. Y tiene razón. Nos insta a recordar que la obra de Shakespeare se escribió más de cien años después de la muerte de Ricardo III y se basó en un relato de Tomás Moro, que tenía solamente cinco años de edad cuando Ricardo era rey.

La ficción se corona con la realidad. En 2015, la Reina de Inglaterra concedió a Philippa un MBE (cargo de Miembro de la Orden del Imperio Británico) en reconocimiento a sus servicios en la exhumación e identificación de Ricardo III. Además, en 2018, tras una larga campaña inspirada por Philippa, el sitio web de la Casa Real fue modificado para restituir a Ricardo como el legítimo rey de Inglaterra entre el período (1483-1485), dejando de ser considerado un usurpador.


¡Comparte este post!