Getafe Negro

magazine

ELISA TIENE UNA MISIÓN

Tras la puesta de largo en la Librería Burma, se prepara con la siguiente presentación de Elisa y el Escarabajo que tendrá lugar en el marco de Sui Generis Madrid. Así se mueve en sus lugares naturales la primera novela de Marjorie Eljach (Barranquilla, 1971), una celebración de la vida, la familia y la amistad, en medio de los horrores de la cotidianidad.

Carolina Ethel. Foto: Maica Rivera


Que no se llame a engaños el lector por la portada infantilizada de esta edición de Herejía y Belleza. Elisa y el Escarabajo es una novela adulta, hilarante y desgarradora.

Elisa tiene ocho años. La muerte la acecha pero ella está decidida a dejar un legado. La prosa fresca de la autora en su debut nos recuerda la ingenuidad venenosa de Amélie Nothomb en Metafísica de los tubos (Anagrama), la ironía de la niña que espera entre veneración y odio a Papi (Periférica), en la trepidante novela de la dominicana Rita Indiana o las ansias de describir el mundo y el vacío de los personajes de Virginia Woolf en Las olas (Austral). Elisa es la curiosidad y la angustia que también viven para el lector, la pequeña rosa que se marchita en el relato Restos de carnaval de Clarice Lispector y la también autobiógrafa Paloma, en La elegancia del Erizo (Seix Barral) de Muriel Barbery.

Elisa escribe sus memorias y funda la religión de “los elisitas”. La “fe feliz” que persigue ingenuamente escapar de los “encajes” que han tejido las religiones “formales” para controlar el placer y mantener el statu quo. Una fe fundada en la necesidad básica de amar y ser amado y las imbricadas formas que tiene el ser humano de juntarse, cuyas premisas y motivaciones parten de la realidad que solo percibimos a través de las conciencias humanas que nos rodean. Elisa, la maestra, se presenta libre de traumas y curiosamente -ironía- consciente de ellos. Los mandamientos de “los elisitas” son un reflejo del calado hondo al que han llegado los “encajes” aquellos… como un tatuaje, que se va destatuando con láser, dejando para siempre grabada la huella de una memoria, la de Dios, vaciada a fuerza de escudriñar la sociedad en su expresión más elemental -la doméstica- en comunión maníaca con las memorias que se cuelan del cine, la literatura y la prensa. Elisa es una psicoanalista temprana cuyas preguntas, respuestas einterrogantes incomodan al lector más psicoanalizado.

El lenguaje de Elisa es tan fácil, como profundo y didáctico. Es un río transparente que fluye caudalosamente para tropezar, de vez en cuando, con la introducción efectista de la palabra precisa -sofisticada, si se quiere- en un aprendizaje ilustrado, que hacen juntos, personaje y lector (la autora es un vademécum infinito de fábrica) y que le otorga credibilidad a una niña de ocho años de una pequeña ciudad del Caribe Hispano, que reflexiona sobre temas como la complejidad de la vida, la crueldad de la belleza, la búsqueda del amor, el camino de la enfermedad o la inminencia de la muerte, al mismo tiempo que los descubre, en un entorno tan disparatado y amoroso, como visceral.

Elisa es una psicoanalista temprana cuyas preguntas, respuestas e interrogantes incomodan al lector más psicoanalizado

Gracias a su temprana avidez por controlarlo todo, que coincide y/o es consciente con su llamada “al otro lado”, Elisa ha comprendido y asumido que la única manera de conseguir el control es el conocimiento total de los secretos del universo que, como la gota de mar que contiene el océano, se concentran en su habitación, en su familia, en su barrio. Basta poner el microscopio y anotar las observaciones, combinarlas en silogismos con ritmo y datos, para legar las memorias de una intensa vida de tan solo ocho años.

DESCODIFICANDO LA NIÑEZ

Elisa parece soberbia cuando cita con familiaridad fanfarrona a Brontë, a Homero y a Flaubert para explicar su familia, su barrio o la Ciudad de las cabezas amarillas. La autora explica con sarcasmo que en su ciudad natal, “hubo una época en la que todas las mujeres querían ser rubias de bote”. Con frases y autores célebres y retratos descarnadamente ingenuos de la gente que la rodea, sienta precedente con elegancia, en palabras de a centavo. Frente a frente, al mismo nivel que el lector, le conecta con las memorias de la niñez, en una maraña de recuerdos y sensaciones, de conversaciones y encuentros que todos hemos sostenido “en otras palabras”, muchos de los cuales no habíamos decodificado hasta ese momento de confrontación, en los que se entrecruzan los días de siembra de: “Eres una princesa”, “Aquí los altos son los hombres y las mujeres nos quedamos bajitas”, “El amor no es bueno”, “Todos los hombres son malos”, “Soy gorda” o “Tengo superpoderes”, con los días de descarga y cortocircuito que se suceden en la edad adulta, alrededor de las memorias de la infancia. Lo que se viene conociendo como traumas, que otros explican como karma.

La novela se fundamenta en el alma curiosa, creativa y amante de los ocho años, la que guardamos intacta todos, la que la protagonista Elisa nos vino a rescatar

El cine de Antonioni, las reflexiones de Aristóteles, Freud, libros como Cumbres borrascosas o Hamlet y superhéroes como Superman, La Mujer Maravilla, Bugs Bunny, el escarabajo Herbie, series como Yo, Claudio o la prensa sensacionalista y los sonados casos de las “Hermanitas Suárez”, el de la mujer que asesinó y enterró a su marido bajo el salón o Rosi, la amiguita de ocho años que huye de casa, son la jurisprudencia sobre la cual Elisa analiza el mundo. Combinada, eso sí, con la sabiduría y complicidad de la abuela Eneida, los TOC de la madre que peca y reza, o las conclusiones sobre las afecciones psiquiátricas que hace su querido Quijote, su hermano Beto, en permanente terapia psicoanalítica.

El legado de Elisa, su religión, se fundamenta en la observación de una científica minuciosa, una hedonista progresista que disfruta los placeres mínimos, lucha por la justicia y celebra a la familia, que a veces parece una hipocondríaca manipuladora y perversa y, otras, es una maestra iniciada que explica el mundo. Pero, sobre todo, se fundamenta en el alma curiosa, creativa y amante de los ocho años, la que guardamos intacta todos, la que Elisa vino a rescatar.


LO

¡Comparte este post!

Podría interesarte

FANTASÍA & CIENCIA FICCIÓN

Pasión por el cómic

FERIAS, FESTIVALES & FLECHAZOS

Don Winslow en Getafe Negro 2023

LETRAS, POÉTICAS Y ARTISTAS

Otoño, melancolía y Keats

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies