Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Esta nueva era digital, altamente competitiva, en la que se incentiva la hiperconexión y la multitarea, nos ha colado un paradigma de economía de la atención complejo y asfixiante. He aquí un manual de supervivencia que propone el profesor Cal Newport: Céntrate (Península). Se trata de un primer paso, a su juicio, para lograr la felicidad y el éxito profesional en el siglo XXI, basado en el concepto de “Deep Work”: la capacidad de concentrarse sin distracciones en una tarea cognitivamente exigente.

Texto y foto portada: Silvia R. Coladas. Foto interior: Penny Gray Photography.


Si realizáramos una encuesta entre personas laboralmente activas, obtendríamos unanimidad a la hora de calificar nuestra era como la de la distracción. Facebook, Twitter, Instagram; WhatsApp y correo electrónico siempre a mano en nuestros teléfonos inteligentes, Netflix, HBO y televisiones de pago con cientos de series adictivas, y el vicio de las reuniones continuas por zoom y el estar siempre disponible. ¿Te suena? Es ahora nuestro día a día. Las tentaciones acaparan nuestra atención, se multiplican y nos generan dependencia, impidiéndonos, sin que tengamos conciencia de ello, centrarnos en lo que de verdad importa y llevar a buen puerto nuestra carrera y abandonar la mediocridad, sobresalir y alcanzar ese éxito que parece que siempre nos esquiva.

¿No será que, además, estamos haciendo mal uso de nuestras horas de trabajo? Se suma el hecho de que muchas empresas exigen a sus empleados estar permanentemente alerta para atender cualquier comunicación, castigando al que no se someta a esta dictadura.

Cal Newport, profesor de Ciencia Computacional en la Universidad de Georgetown y autor de ocho libros, nos presenta Céntrate, un tratado para arreglar esta situación a través del trabajo profundo y sacar provecho a nuestro tiempo, ¡y a nuestra vida! ¿Crees que no te hace falta leer sobre todo esto? Entonces, verdaderamente lo necesitas con más urgencia de lo que imaginas.

Lo primero, subrayar que Cal, nacido en el año 1982, no está en redes sociales. Raro, rozando lo exótico, ¿verdad? Cal no las rechaza pero sí pide que analicemos: ¿son herramientas válidas que funcionan para nuestro trabajo o, por el contrario, no nos aportan nada sino que más bien nos roban un tiempo valiosísimo? Nos acerca a situaciones reales para demostrarnos cómo lo que parece un avance a priori, pudiera devenir en una rémora empresarial.

Como reza la cubierta del libro, nos propone 4 reglas para el éxito: trabajar con profundidad, abrir las puertas al aburrimiento, alejarse de las redes sociales y eliminar lo superficial.

La explicación que hace de cada una de ellas es muy gráfica, con ejemplos actuales y no tanto, refiriéndose a Carl Jung, Darwin, Roosevelt y el mismísimo Bill Gates. También recoge estudios de interés, experimentos científicos y artículos publicados por autores de reconocido prestigio. Muchas de estas cabezas pensantes, cuando necesitaron abordar un tema complicado utilizando trabajo profundo, decidieron aislarse del mundo durante un tiempo, en un rincón escondido del planeta, sin distracciones o en plena naturaleza para poder pasear por un lugar que no consumiera sus reservas de “atención dirigida” como lo hace la ciudad. No, no es lo mismo un paseo por el bosque que un paseo por la urbe, ¡ni tiene los mismos efectos en nuestro cerebro! Un caso extremo es el de Peter Shankman, conferenciante, emprendedor y pionero de las redes sociales, quien, tras firmar un contrato para escribir un libro en dos semanas, cogió un billete a Japón, en primera clase, al llegar a su destino se tomó un café en la sala VIP y emprendió el viaje de retorno a EE UU. Durante ambos vuelos escribió el libro. Allá arriba, sobre las nubes, nadie le molestó.

HACIA EL HOMO SAPIENS PROFUNDIS

Newport revela múltiples teorías, propone métodos y descubre curiosos experimentos. Nos resuelve algunos misterios con la Teoría del Pensamiento Inconsciente (TPI) que destaca la relevancia del subconsciente para la resolución de problemas que exigen afrontan grandes cantidades de información. En estos casos, lo que mejor funciona es la mente inconsciente, que trabaja como un centro de datos de Google y obtiene respuestas sorprendentes para las preguntas difíciles. La mente consciente, por el contrario, funciona mejor cuando se requiere la aplicación de reglas estrictas. ¿Será esto lo que tradicionalmente se llama “consultarlo con la almohada” y que tan bien funciona?

También nos recuerda, siempre avalado por datos científicos, lo relevante que es el descanso para poder abordar el trabajo profundo, así como el límite de tiempo que podemos y debemos dedicarle. Anders Ericsson señala que, si somos novatos en esta práctica, será suficiente una hora al día. Otros expertos indican que se puede desarrollar concentración profunda durante cuatro horas como máximo. El propio Newport asegura que practica su “ritual de cierre” a las cinco y media de la tarde, que tiene tiempo para estar con su familia, para destacar en su carrera y ¡para escribir un buen puñado de libros!

Su ejemplo, deja claro que los métodos funcionan; y hablo en plural porque, como no todos somos iguales, expone distintos sistemas para conseguir que esa jornada laboral que nos deja extenuados, sea realmente productiva y, ¡muchísimo más corta! Porque resulta que la distracción es tan adictiva como el crack y, cuando el cerebro se acostumbra, es muy difícil que se desprenda de ella, incluso cuando quiere y necesita concentrarse. Así lo demostró, el fallecido profesor Clifford Nass, quien hablaba del “efecto residual negativo en el cerebro” que provoca el cambio constante del foco de atención por el uso de Internet. Suena aterrador, ¿verdad?

Céntrate de Cal Newport es en sí un trabajo profundo y denso -no hay espacio para la distracción en sus más de trescientas páginas- que ayuda a distribuir mejor nuestro tiempo con métodos que podemos implementar en nuestra rutina para evitar la manipulación que de nuestra mente hacen las redes sociales, los algoritmos de Internet y demás esclavitudes contemporáneas, en aras de la eficiencia en esta selva de dispersión que habitamos. Ese ratito de ocio y descanso que lograremos obtener es también imprescindible para poder alcanzar todos los beneficios del deep work.


LO

Explorar más

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe actualizaciones y muévete con la cultura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies