Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Era comienzos del verano de 1542 cuando se registraba en Fontiveros (Ávila) el nacimiento de Juan de Yepes Álvarez, nombre secular del religioso y poeta místico de nuestro Renacimiento al que reverenciamos como San Juan de la Cruz. Casi cinco siglos después, la canícula de este tremendo año 2020 nos devuelve su figura entre sombras, nos remite a su famosa huida, también acontecida en tiempo estival. Es el investigador Luis Dévora quien nos la reconstruye, la hace menos umbrosa para concederle todo el relumbrón de la aventura, en una obra prologada por Antonio Lázaro. Este libro es, asimismo, el anuncio del nacimiento de una prometedora nueva editorial: Universo Oculto.

Alberto Ávila Salazar. Foto: Maica Rivera


San Juan de la Cruz no requiere presentación, sus trabajos poéticos son un monumento al idioma español y, probablemente, suponen una de las cimas artísticas y expresivas de la humanidad. Más allá de su orientación cristiana, ha embelesado a poetas como T.S. Eliot, Paul Valéry, Dámaso Alonso o Antonio Colinas. Pese a su reconocimiento universal, a menudo lo pasamos por alto y lo dejamos en el desván donde apartamos a los grandes maestros que están por encima del bien y del mal, intocables e intratables.

Felizmente, el investigador Luis Dévora no ha hecho caso de las modas y vaivenes de la actualidad literaria y ha rescatado a un personaje y una obra clave en el devenir de nuestras letras. El refugio de la noche oscura (Universo Oculto) vuelve a poner de actualidad al religioso abulense y lo hace deteniéndose en uno de sus episodios vitales más desconocidos a la par que apasionantes.

La vida del santo fue azarosa, conoció fugazmente la prisión en Medina del Campo en 1575, pero mucho más cruel fue su segundo prendimiento en Toledo, dos años después. San Juan de la Cruz pasó ocho meses recluido en una prisión conventual, víctima de un conflicto entre los carmelitas descalzos y calzados, que ocultaba una pugna entre el poder real y el pontificio para someter a las órdenes religiosas. Los meses de prisión fueron un auténtico calvario para el santo que, al final, se fugó la noche del 15 de agosto de 1578.

Dévora desmenuza este episodio con precisión y seriedad, empleando un entusiasmo contagioso que hace de este libro una hermosa miniatura que no solamente retrata una época y a un personaje, sino que también una ciudad cargada de misterio e Historia.

El trabajo del autor es una obra de amor que indaga en los detalles de una evasión que siempre ha estado oscurecida por la Historia y que, incluso, consigue descubrir el nombre del desconocido y enigmático caballero de espada desenvainada que ayudó al santo en su momento de mayor necesidad.


LO

Explorar más

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe actualizaciones y muévete con la cultura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies