¡MÁS REGALOS O TE MUERDO!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Estas fechas son perfectas para compartir momentos literarios especiales con los más pequeños de la casa, y escoger el cuento adecuado es imprescindible para asegurarse una velada divertida al calor del hogar. He aquí una apuesta segura: Coco, el elfo (Anaya Infantil y Juvenil), protagonizado por el perro más egoísta del mundo, al que, por supuesto, de la Navidad solo le interesa que Papá Noel le traiga muchísimos presentes. ¡Cuidado con el perro gamberro, no nos acabemos pareciendo a él!

Maica Rivera


Luces, adornos navideños y villancicos por doquier. “¡Ah, Nochebuena! ¡La velada más feliz de todas!”. Cierto es, pero nos tememos que algunos equivocan los motivos, las razones para la verdadera alegría. Ay, Coco, el gruñón, está contento pero sólo porque espera, ¡y con enorme impaciencia!, un gran saco de regalos para él. Su compañero de piso, el perrito salchicha Nicolás, disfrazado de reno, escribe una nota de amor a Papá Noel, al que apenas pide tímidamente “algo bonito por Navidad”. Sin embargo, el cascarrabias Coco deja una lista interminable de peticiones exigentes: una moto, un coche, una pandereta, un poni, un monopatín (mejor cuatro), una máquina de algodón de azúcar, un tiburón amaestrado, un dónut hinchable, una dentadura postiza, un unicornio de verdad, un vale para un spa, unas vacaciones pagadas, una entrada al parque de atracciones, un gato con el que jugar, uno de esos gorritos con hélice, un camionosaurio…

¡DAME TODO LO QUE PEDÍ!

Desobediente, no se va a dormir a la hora adecuada, como sí hace el cumplidor y pacífico Nicolás, sino que decide esperar en vela la bajada de Papá Noel por la chimenea. El colmo es que le pedirá cuentas con su habitual impertinencia y le acabará persiguiendo con rabia, insatisfecho y frustrado por no recibir todo lo (mucho) que desea. Correrá, morderá, ¡volará!, reclamando fuera de sí, enfurecido, su “montaña de cosas chulas”. Pero de nada le servirá.

Recordemos que tan avasallador animalito llegó a nosotros hace dos años con una carta de presentación de la que sigue haciendo gala: “Es un perro que siempre está malhumorado, y no es un perro  normal sino el más egoísta que te puedas imaginar”.

Esta nueva entrega de la saga canina, como no podía ser de otra forma en Navidad, culmina con un milagrito, con el que se pone final feliz (no lo suficientemente feliz para Coco, intuimos) a la loca aventurilla de Coco, el elfo. Los niños, a partir de 3 años, aprenderán una lección sobre el auténtico espíritu navideño, con humor; y los mayores que les habrán leído la historia, se llevarán una sátira sencillita sobre un par de valores básicos que, sin embargo, olvidamos paradójicamente con facilidad en esta época del año. Y para seguir jugando tras la lectura, se incluyen simpáticas pegatinas perrunas.

El autor es Aaron Blabey (1974), un escritor e ilustrador residente en Bendigo, una de las principales ciudades de Australia. Su trabajo le ha valido varios premios y honores, como ser elegido Embajador de la Literatura australiana en 2012. El traductor es el periodista Jaime Valero Martínez, licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y afincado en Madrid, que actualmente trabaja como traductor freelance para diversas editoriales y escribe en medios digitales de corte cultural como Fancueva y La Tormenta en un vaso.


LO

Explorar más

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe actualizaciones y muévete con la cultura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies