LA POESÍA ES VALIENTE O NO ES

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Desde el más estricto recogimiento por Decreto-ley, celebramos  el Día Mundial de la Poesía. ¡Démosles a los versos y sus autores el lugar que se merecen en nuestras vidas, ahora más que nunca! Y qué mejor forma de hacerlo que conversando con Jorge Dinarés, compositor, poeta, cantante y alto directivo empresarial -sí, no son actividades antitéticas-. Hablamos con él de Fugaz (Huerga & Fierro), un poemario muy ad hoc para este tiempo complejo al que nos enfrentamos y que, en algunas páginas, hasta parece premonitorio.

Texto y foto interiores: Silvia R. Coladas. Foto portada: Maica Rivera.


SRC: A menudo nos tienta pensar que los poetas son personas bohemias, alejadas del mundo real, que viven en una dimensión distinta a la que el resto de los mortales no podemos acceder. Quizás sea éste el gran prejuicio que se convierte en no menor perjuicio: actúa contra el acercamiento del ciudadano medio a la poesía. Contigo, la premisa no se cumple. ¿Qué opinas?

JD: Siempre he rechazado los prejuicios. Tenemos tendencia a catalogar a la persona. Nos resulta muy cómodo porque nos evita pensar y nos proporciona una falsa sensación de certidumbre, pero lo cierto es que todos somos diferentes. Cada uno de nosotros es una combinación genética distinta que, además, se ve afectada por una serie de distintos factores externos que van cocinando nuestra personalidad con el tiempo.

Creo que la “altura inalcanzable” de la poesía de es un mito. Un falso halo que sólo genera distancia con muchos lectores de narrativa. Adentrarse en la poesía es sólo cuestión de motivación, de sensibilidad y de afán de leer y aprender. Es un proceso, un camino que todo el que quiera puede recorrer. No es algo reservado a unos pocos. Podría compararlo con el vino. Al principio sólo sabes si un vino te gusta o no, pero si te apasionas por la enología y te

adentras en ella, aprendes a descubrir aspectos que inicialmente eran imperceptibles o indescifrables para el novato. Más profundizas, más sabes, más alto vas poniendo el listón, más creces.

SRC: La muerte, el amor y el paso del tiempo son temas en la poesía de todos los tiempos. Suponemos que el título de Fugaz procede de estas inquietudes perennes. 

JD: Sí, tienes razón, Fugaz consta de poemas sobre la Naturaleza, el amor, el paso del tiempo y el miedo a la muerte. Supongo que son los temas que siempre han preocupado y seguirán preocupando al ser humano, temas universales que, en mayor o menor medida, todos tenemos en mente. El poema necesita los ojos del lector para ser poema, requiere una complicidad que sólo se produce si el lector identifica la emoción que en el se expresa.

SRC: ¿Vivís los poetas más atormentados con ello que el resto de los mortales o, simplemente, vosotros expresáis -con tanta belleza-, lo que todos tenemos en la cabeza y, a menudo, no nos atrevemos a afrontar? Eso podría hacernos pensar en un género “elitista” que explicara por qué no se lee más poesía… 

JD: La poesía es valiente o no es, y eso obliga al poeta a no tener miedo a afrontar cualquier tipo de sentimiento, a encararlo, a sufrirlo, a vivirlo, a expresarlo con palabras. Esa intensidad puede llevar a situaciones y estados de ánimo que no son siempre fáciles de manejar. Es un ejercicio que requiere equilibrio. Hay quién prefiere rehuir esas situaciones, las conversaciones difíciles, la duda. La poesía es lo contrario a la frivolidad.

LO CONTRARIO A LA FRIVOLIDAD

SRC: En este mundo donde la velocidad y el estrés nos quitan la vida y parece que no hay tiempo para nada que no sea ver una serie de Netflix, ¿qué espacio puede ocupar la poesía? A ti, ¿qué autores te han influido y te siguen influyendo más?

JD: Permíteme que te conteste con un poema, el que está en la contraportada de FugazLa poesía me recuerda / que hay otro extremo / y entre los dos transito. Respecto a mis influencias, son muchas y variadas. Citaré sólo a algunos poetas y no por orden de preferencia: Charles Simic, Nicanor Parra, Vicente Huidobro, Octavio Paz, Luis Cernuda, José Ángel Valente, Antonio Gamoneda, Jose Watanabe, Diego Maquieira, Óscar Hahn…

SRC: Leyendo Fugaz da la impresión de que la inspiración te llega desde una noticia de un periódico, de una vivencia personal, de una reflexión trascendental, de un paisaje o de una mañana de madrugón, ¿Hay poesía en la vida cotidiana pero no sabemos verla?

JD: Sin duda. Estamos rodeados de situaciones, bellas o no, que pueden servirnos de inspiración poética. La clave está en la mirada que en un momento dado pueda apreciar esa posibilidad y, con suerte, en la inspiración que pueda inmortalizarla en un poema.

SRC: Confinados ahora en nuestras causas a causa de los estragos sociales del coronavirus, ¿es la poesía un buen antídoto para mantener la calma? ¿Qué otras lecturas nos sugieres?

JD: Sí, aprovechemos la oportunidad y leamos más. Sugiero tres lecturas por distintos motivos:  Completamente viernes de Luis García Montero porque puede ser un buen poemario para introducirse a la poesía; Mapa de carreteras de Rodolfo Serrano porque es el que estoy releyendo en estos días; y La poesía del siglo XX en Chile. Antología poética, edición de Julio Espinosa Guerra, porque, como habréis observado en la relación de poetas que he mencionado, me encanta la poesía chilena.

SRC: Muchísimas gracias y ¡larga vida a la poesía!

JD: ¡Que así sea!


LO

Explorar más

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe actualizaciones y muévete con la cultura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies