fbpx

EL NEORREALISMO DE NACHO ESCUÍN

La presentación de La mala raza de Nacho Escuín cerró la II Semana Kronen que tuvo lugar en Madrid. Fue el pasado 22 de noviembre, nos dejó un vibrante mano a mano, voz a voz, del poeta con José Ángel Mañas en la librería Cervantes y Compañía de Malasaña, lleno de momentos de alta conexión con el público. Ambos realizaron una aplaudida lectura de poemas, intercalando una animada conversación que permitió contextualizar el poemario dentro de la propia trayectoria del autor y también en el marco literario de una propuesta generacional para el siglo XXI.

Texto y Foto: Maica Rivera


 

La mala raza es el aullido de una nueva generación. También un manual breve de supervivencia en treinta poemas, estructurados en dos bloques contundentes, dos movimientos básicos y consecutivos, de colocación y disparo. Tras dos años de esforzada elaboración, dos deja a bocajarro los riffs improvisados de un neorrealismo para este siglo XXI de vértigo, fragilidad y destemplanza, mostrándonos los recientes paisajes del desengaño con una leve esperanza en el horizonte donde el agua toca el cielo.

Nacho Escuín (Ignacio Escuín Borao, Teruel 1981) demuestra en su noveno poemario una asombrosa capacidad de contención para captar estas sensaciones, desde la anécdota que esconde una meditación sobre la angustia del hombre contemporáneo. Y así, con voluntad antirretórica y escuetas palabras cargadas de hondo sentido y profundas resonancias, nos hace llegar su poética de la sobriedad. Hay asfalto sobre un mapa minimalista de ausencias, náusea en un punto crucial de madurez y soledad a manos llenas. Hay sentimiento desnudo, ojos vidriosos y puños cerrados, hay un torrente de energía que estalla en cada punto final. El poeta, exiliado temporalmente en la barra del bar, no comprende su entorno hostil y tiene miedo a quedarse ciego y sin voz. Solo le alivia el azul de las olas, la paradoja del mar como ancla que, rupturista con la tradición, predice el regreso del profeta.

La mala raza es el Juicio Final de una tarde de domingo: ¿El poeta muestra sus manos manchadas de tinta en un último acto de rebeldía? ¿O acaso el poeta está recién armado con un puñado de versos militantes para recuperar el derecho a la eternidad y la memoria que se nos está negando?

Lo único que sabemos es que solo tres palabras le importan ya: guerra, amor y rosa.

ESCUÍN, POETA

El autor es Licenciado en Filología Hispánica y Doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Ha desempeñado tareas de docente, editor, gestor cultural y crítico literario; también ha ejercido de Director General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón de 2015 a 2019.

Ha publicado los poemarios Ejercicios espirituales (Ediciones 4 de agosto), Pop (Aqua editorial), Couleur (PUZ), Americana (Leteo), Habrá una vez un hombre libre (Huacanamo), Huir verano (Siltolá) que fue finalista del Premio Adonáis, El azul y lo lejano (4 de agosto), 7:35 (PUZ) y, ahora, el vital, de resistencia y superación, La mala raza (Bala perdida). Ha dirigido los ciclos de poesía Este jueves, poesía (Universidad de Zaragoza), Los jueves de poesía —en las Armas—; (Universidad San Jorge y Las Armas) junto a Sebas Puente y, en la actualidad, Las noches del poeta (El Poeta eléctrico). Tanto su hiperactividad multifacética en el sector cultural como su forja intelectual han ido colocando a Escuin en lugares privilegiados que le conceden hoy una visión única cuyo máximo exponente se alcanza en los matices más intimistas de su escritura. Esto no le impide rendir claro homenaje en estas páginas a dos de sus poetas de cabecera, Roger Wolfe y Karmelo C. Iribarren, pero en las formas, porque su pluma deja un poso muy diferente, de más peso, en el fondo.

Apostamos que los postulados de La mala raza responden a un poemario de transición en el mejor de los sentidos. Porque son una instantánea del momento, un flash que anuncian una nueva toma de posiciones desde un punto de inflexión sin retorno, y es fácil predecir que no volverá a repetirse, con este punto de grave fugacidad, el peculiar tono de La mala raza en la poética del autor, por esto es tan valioso este libro.

Así de interesante es la evolución poética de Escuín, el mejor poeta que ha dado España en los últimos quince años, de quien ahora esperamos el regreso al verso largo y metafísico. 


LO

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on email
Share on print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe actualizaciones y muévete con la cultura

Explorar más

AcontrapeLO

EL LECTOR INSATISFECHO

La lectura tiene mucho de lucha. Te enfrentas al deseo irrefrenable de hacer tuya la historia, por un lado; por otro te enfrentas a quien

LOcontamos

NUESTRA BUENA CULTURA DEL MISTERIO

Cerraron 2019 con un balance por todo lo alto y su habitual  hiperactividad en plena efervescencia. Belén Doblas, galardonada en los II Premios ASES a

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies